Conducir un vehículo conlleva una gran responsabilidad, se debe contar con una serie de conocimientos y habilidades que nos permitan hacerles frente a los diversos percances que pueden surgir en el camino hacia nuestro destino. En este sentido, se ha desarrollado una serie de medidas conocidas como manejo defensivo, en este artículo informativo podrás conocer acerca de esta estrategia de conducción y cómo aplicarla.

El manejo defensivo surge con el fin de evitar y/o reducir los múltiples accidentes de tránsito, negligencias y acciones incorrectas en los que pueden llegar a estar involucrados los conductores. Tener el conocimiento teórico y práctico acerca de cómo se maneja un vehículo no garantiza estar libre de un contratiempo, por ello, estas habilidades deben ser complementadas con una serie de acciones que garanticen la salud y la seguridad al momento de estar al volante.

Conocimientos básicos para manejar un automóvil

  • Identificar las diferentes funciones que tiene el auto que se conduce
  • Saber las maniobras básicas de conducción como estacionarse, cambiar de luces y girar correctamente
  • Conocer el reglamento y las señales de tránsito
  • Reconocer señales de alerta que puedan surgir en el camino
  • Poder controlar el vehículo ante las dificultades que se presenten en el camino

¿Cómo ser un conductor defensivo?

El manejo defensivo permite a las personas preservar su seguridad, la de los pasajeros y la de los demás conductores con acciones como:

  1. Dejar un espacio prudencial entre vehículos
  2. Realizar acciones de manejo legales y seguras
  3. Conducir evitando afectar la seguridad de otros
  4. Reconocer el uso del celular y el manejo a excesiva velocidad, como comportamientos peligrosos
  5. Establecer un espacio de conducción seguro y cómodo que no genere estrés
  6. Manejar usando el sentido común, la empatía y la cooperación

Factores que dificultan el manejo defensivo

El conductor puede llegar a tener ciertas conductas o realizar acciones que generen una mayor probabilidad de que ocurra un accidente, dentro de estas, podemos mencionar:

  • Utilizar el celular y perder de vista el camino
  • Enfocarse exclusivamente en la forma de manejar propia, desatendiendo lo que ocurre con los vehículos alrededor
  • Pasar por alto el estado de la carretera, la cual puede tener baches, reducción de carriles o estar en construcción
  • Consumir alcohol, el cual puede tener efectos de euforia y confianza excesiva provocando manejar a excesiva velocidad o, por el contrario, perder la capacidad de respuesta y concentración, además de perder control de sus movimientos
  • Consumir medicamentos que produzcan sueño, relajación o nerviosismo
  • Manejar bajo altos niveles de estrés hace que surja una fatiga sumamente desgastante, sueño incapacitante, agresividad, impaciencias y hasta dolores musculares. Si te encuentras enfrentando estos síntomas mientras conduces, es recomendable que puedas hacer una parada en un lugar seguro para relajarte
  • Desatender el deterioro visual y auditivo genera que no percibamos de la mejor manera los sonidos y sucesos que ocurren a nuestro alrededor durante el camino. Es importante poder acudir periódicamente a los médicos especializados para determinar si necesitamos lentes o algún tratamiento para mantener nuestros sentidos funcionando de la mejor manera
  • Dormir poco puede afectar nuestra capacidad para mantenernos despiertos al volante. Procura tener períodos de descanso adecuados

Medidas de manejo defensivo

Para poder implementar el manejo defensivo de tu vehículo debes tomar en cuenta algunas medidas como:

  1. Tomar en cuenta las condiciones climáticas previo a iniciar tu trayecto para prever situaciones como niebla, lluvia o asfalta resbaladizo
  2. Dormir las horas necesarias para tener un descanso reparador previo a viajar
  3. Todas las personas dentro del vehículo deben utilizar cinturón de seguridad. En el caso de transportar bebés o niños pequeños, se deberá instalar un asiento especial
  4. Revisar el estado del vehículo para comprobar que se encuentre en buenas condiciones mecánicas
  5. Procurar que la visión sea lo más clara posible. En el caso de que haya lluvia, utilizar los limpiaparabrisas; por otro lado, cuando se presente un sol intenso, hacer uso de lentes oscuros, preferiblemente grises
  6. Tener consultas médicas periódicamente para determinar nuestro estado de salud; las enfermedades cardíacas y respiratorias pueden afectar la forma de manejar. Asimismo, las alteraciones emocionales o psicológicas pueden deteriorar nuestro carácter; por último, el estado de la vista y el oído también requieren de nuestra atención
  7. Conocer y respetar las señales de tránsito y los límites de velocidad

Beneficios del manejo defensivo

Conducir de forma defensiva no solo permite resguardar tu seguridad y la de los otros, además, te ayudará a economizar tiempo y dinero. Manejar de forma imprudente genera que exista un alto riesgo de recibir multas o, aún peor, ocasionar un accidente, en el cual pueda haber pérdidas materiales y humanas.

Recuerda que el conductor es el principal responsable de la seguridad dentro del vehículo, por lo tanto, debe contar con conocimientos, herramientas y un estado de salud adecuados para evitar cualquier peligro.

Contenido relacionado:

Nota: si deseas recibir apoyo psicosocial u orientación sobre diferentes opciones de servicios en el país identificados en Cuéntanos, puedes escribirnos a través de https://guatemala.cuentanos.org/es , con gusto podremos apoyarte mediante WhatsApp, Facebook Messenger o Instagram, de lunes a domingo.

Fuentes:

María de las Mercedes Dabat, OSDE: Manejo defensivo: ¿qué es y cómo aplicarlo?

UNICEN, Departamento de Ingeniería Industrial: Manual de conducción a la defensiva

Escuela Drive: ¿Qué es el manejo defensivo?

Conducta vial Quálitas: Manejo a la defensiva